El hijo de la lavandera - Ana María Matute



Al hijo de la lavandera le tiraban piedras los niños del administrador porque iba siempre cargado con un balde lleno de ropa, detrás de la gorda que era su madre, camino de los lavaderos. Los niños del administrador silbaban cuando pasaba, y se reían mucho viendo sus piernas, que parecían dos estaquitas secas, de esas que se parten con el calor, dando un chasquido. Al niño de la lavandera daban ganas de abrirle la cabeza pelada, como un melóncepillo, a pedradas; la cabeza alargada y gris, con costurones, la cabeza idiota, que daba tanta rabia. Al niño de la lavandera un día lo bañó su madre en el barreño, y le puso jabón en la cabeza rapada, cabeza-sandía, cabeza-pedrusco, cabeza-cabezón-cabezota, que había que partírsela de una vez. Y la gorda le dio un beso en la monda lironda cabezorra, y allí donde el beso, a pedrada limpia le sacaron sangre los hijos del administrador, esperándole escondidos, detrás de las zarzamoras florecidas.


Del muro de Facebook del escritor Rubén García García

Ana María Matute, Barcelona, julio de 1925 - junio 2014 
Breve reseña biográfica acá


6 comentarios:

  1. Extraordinario microrrelato y extraordinario conjunto "Los niños tontos", libro claramente precursor, junto con los "Crímenes ejemplares" de Max Aub, del microrrelato español. Gracias por traerlo, Patricia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esta escritora. Y este realto, tan inmensamente triste como posible.
    Besos, Patricia, besos

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso relato y qué triste! "Veo" representada ante mí la mediocridad de esta época, violenta y corrupta, donde se brega y brega, insistiendo en clasificarnos en clases, separándonos, y donde al diferente se lo aparta, no sea cosa que algo de él nos roce, y pudiera contagiarnos.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante retrato de una época llena de divisiones de clases donde se refleja también la crueldad infantil hacia los diferentes. Gracias pos publicarlo Patricia. Gloria Arcos

    ResponderEliminar